¿Qué es la variante de la India o delta del COVID-19?

El ministro de Salud, Óscar Ugarte, confirmó este 9 de junio que se ha detectado en el Perú el primer caso de la variante Delta, la variante de la India del COVID-19.

¿Qué es la variante de la India o delta del COVID-19?

La variante B.1.617, identificada por primera vez en India en 2020, nombrada recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como variante delta del nuevo coronavirus. Perú es ahora uno de más de 60 países en los que se ha reportado la presencia de la variante india, renombrada como Delta por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La variante india es más contagiosa

Esta variante del coronavirus detectada en la India, denominada Delta, es hasta un 50% más transmisible que la Alfa (Reino Unido), según investigaciones preliminares. Trastornos intestinales severos, gangrena y sordera son algunos de los nuevos síntomas detectados en pacientes de la COVID-19 contagiados con la nueva cepa de coronavirus descubierta en la India y reconocida por la OMS como la variante Delta.

Del mismo modo, los síntomas clave asociados con una infección de B.1.617.2 son los mismos que los de COVID ordinario: tos nueva y persistente, temperatura elevada y pérdida del gusto y olfato.

Cuídate para cuidar

No debemos bajar la guardia, el enemigo invisible sigue entre nosotros y con más variantes como mencionan los especialistas. Es importante seguir cuidándonos con las medidas que ya conocemos como el uso correcto de las mascarillas, lavarse las manos constantemente, el distanciamiento social y sobre todo cuidarnos entre nosotros.

Estamos ante una enfermedad cambiante que genera incertidumbre, pero depende del aporte que también damos como sociedad y no sobre cargamos los centros de salud. Siendo responsables con las medidas ante este virus que ataca a nivel mundial.

Puedes consultar con nuestros especialistas de neumología del Centro Médico Daniel Alcides Carrión.

¿Por qué bajan las plaquetas?

¿Por qué bajan las plaquetas?

Las plaquetas son células sanguíneas que forman parte del sistema de coagulación y se juntan alrededor de las heridas en los vasos sanguíneos para detener una hemorragia.

En condiciones normales de salud, una persona tiene entre 150.000 y 450.000 plaquetas por microlitro de sangre. Cuando tenemos las plaquetas bajas hablamos de trombocitopenia (trombopenia o plaquetopenia), que consiste en una caída de plaquetas o trombocitos. La vida media de una plaqueta es de 10 días aproximadamente, de manera que la médula ósea precisa ir creando nuevas plaquetas para cubrir las necesidades de hemostasia del organismo.

Causas de tener las plaquetas bajas o trombocitopenia

Las causas de la trombocitopenia pueden ser muy variadas, tanto por causas congénitas como por procesos oncológicos de la médula ósea o el uso de algunos medicamentos.

1. Retención de plaquetas en el bazo

2. Disminución de plaquetas en médula ósea

  • Leucemia.
  • Algunos tipos de anemia.
  • Hepatitis C.
  • Infección por el VIH.
  • Ciertos quimioterápicos.
  • Consumo excesivo de alcohol.

3. Aumento de la destrucción de plaquetas

  • Embarazo.
  • Lupus.
  • Artritis reumatoide.
  • Púrpura trombocitopénica idiopática.
  • Síndrome hemolítico urémico.
  • Shock séptico (complicación grave de una infección).
  • Ciertos fármacos (sulfamidas, anticonvulsivos, heparina.
  • Síntomas de plaquetas bajas

Síntomas de plaquetas bajas

Como es lógico, el descenso de plaquetas no se objetiva en la exploración física, pero el paciente puede explicar síntomas que hagan pensar en este proceso, como son:

  • Tendencia a la formación espontánea de hematomas.
  • Aparición de petequias en la piel (hematomas diminutos).
  • Hemorragia prolongada en heridas de escasa consideración.
  • Sangrado espontáneo por la nariz.
  • Sangrado de encías.
  • Sangre en heces u orina.
  • Menstruación muy abundante y prolongada.
  • Cansancio marcado.
  • Coloración amarillenta de la piel (ictericia).
  • Aumento del tamaño del bazo en la cavidad abdominal.

En Daniel Alcides Carrión estamos comprometidos con tu salud, por eso sabemos que prevenir es cuidarte. Por eso nos preocupamos por darte la información necesaria respecto a la prevención y los chequeos que debes tener.

Beneficios del baile en las personas de la tercera edad

Beneficios del baile en las personas de la tercera edad

El baile es uno de los ejercicios más recomendables para la tercera edad. No sólo les permite realizar ejercicio con frecuencia, sino que

potencia su coordinación, la relación entre las órdenes del cerebro y los movimientos, su relación con los demás y el permite divertirse.

Los principales beneficios que el baile aporta a las personas mayores son:

  • Mejora la condición física: Es bueno que la persona mayor se mueva siguiendo ciertos ejercicios sino que también mejora sus articulaciones y ciertos músculos, además de reducir calorías y mantener una forma física.
  • Potencia la memoria: Por el mismo hecho de aprender los pasos del baile y memorizar la música fortalece la actividad de su memoria.
  • Estimula el cerebro y la coordinación rítmica.
  • Previene de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, al tratarse de ejercicios que fomentan el equilibrio y el bloqueo de la marcha.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Fomenta la creación de nuevas relaciones sociales e interactuar con la gente.
  • Permite mantenerse enérgicos y positivos, lo que les motiva a hacer más cosas.

Tenemos que tener en cuenta que los movimientos de los mayores son más limitados, es recomendable que se decanten por bailes más sencillos como la salsa, el mambo o el pasodoble.

Lo importante es que la persona mayor se sienta siempre cómoda y motivada con el ejercicio, de forma que pueda ir adquiriendo más capacidades y enfrentándose a pequeños retos cada vez más complicados.

¿Cómo fortalecer nuestro sistema inmunológico?

¿Cómo fortalecer nuestro sistema inmunológico?

Desde el inicio de esta pandemia del COVID -19 se han hecho afirmaciones relacionadas a que consumir determinados grupos de alimentos nos van a proteger contra esta enfermedad, no existe evidencia científica que demuestre tal afirmación, lo único cierto en la protección y prevención son las medidas de higiene y el aislamiento social que se ha establecido.

Sin embargo, tener y mantener un buen sistema inmunológico brinda a nuestro cuerpo una protección adicional.

Consume una alimentación saludable, lo cual significa incluir todos los grupos de alimentos de manera balanceada, recuerda preferir los alimentos frescos, naturales o mínimamente procesados, éstos son ricos en nutrientes como proteínas, vitaminas, minerales y probióticos.

  • Alimentos de origen animal como carnes, vísceras, huevos, leche, productos lácteos, pescados y mariscos.
  • Menestras (lentejas, arvejas secas, frijoles, entre otras) combinadas con cereales, como el arroz, son una buena opción.
  • Las semillas oleaginosas como; nueces, maní, entre otras, constituyen una buena alternativa.

Recuerda estas buenas prácticas saludables

  1. Consume de preferencia alimentos naturales, haz una lista de tus preparaciones y alimentos a consumir en la semana, realiza tus compras evitando los lugares con mucha afluencia de público.
  2. Es muy importante tener una dieta variada, no olvides incluir las frutas y verduras de la estación son una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra.
  3. Que no te falten las menestras; son saludables, nutritivas, y pueden almacenarse por más tiempo.
  4. Es importante consumir alimentos de origen animal como pescado, carnes, huevos y lácteos, que contribuyen a alcanzar las recomendaciones de nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de tu cuerpo.
  5. Mantente bien hidratado y saludable tomando de 6 a 8 vasos de agua al día, preferentemente agua sola sin añadir azúcar, no olvides hervirla previamente.
  6. Evita el consumo de alimentos ultra-procesados, ya que suelen ser altos en azúcar, sales y grasas saturadas, lo cual afecta tu salud y propicia el sobrepeso u obesidad. Revisa las etiquetas y evita aquellos que tienen octógonos.
  7. Mantén tu cuerpo y mente activos, procura hacer actividad física en compañía de la familia. La actividad física también reduce los síntomas de estrés y depresión.
  8. Recuerda revalorar la importancia de comer en familia, sin ver la televisión, la computadora o el celular ya que esas distracciones influyen en el disfrute y la felicidad.

LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

¿QUÉ ES Y QUÉ PUEDE HACER?

El Alzheimer es una enfermedad cerebral que ocasiona problemas relacionados con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. No es una parte normal del envejecimiento.

El Alzheimer empeora con el tiempo. Aunque los síntomas pueden variar mucho, el primer problema que muchas personas notan es el olvido, lo suficientemente grave como para afectar su capacidad para funcionar en el hogar o en el trabajo, o para disfrutar de pasatiempos permanentes.

El Alzheimer puede causar que una persona se confunda, se pierda en lugares conocidos, extravíe las cosas o tenga problemas con el lenguaje.

¿COMO EL ALZHEIMER AFECTA EL CEREBRO?

Puede ser fácil de explicar el comportamiento inusual como parte del envejecimiento normal, especialmente cuando alguien parece físicamente saludable. Cualquier preocupación acerca de la pérdida de memoria debe conversarlo con un médico. Los cambios que se producen en el cerebro comienzan a nivel microscópico mucho antes de los primeros síntomas de pérdida de memoria.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

Aunque los científicos saben que la enfermedad de Alzheimer implica una falla de las células nerviosas, la razón por la cual esto ocurre es aún desconocida. Sin embargo, han identificado ciertos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

  • Edad
  • Antecedentes familiares
  • Influencia Genética
  • Otros: Tabaco, estilo de vida sedentaria, diabetes y obesidad.

La edad, los antecedentes familiares y la genética son factores de riesgo que no podemos cambiar. Sin embrago, las investigaciones están comenzando a revelar pistas sobre otros factores de riesgo en los que podemos ser capaces de influir. Al parecer, existe un fuerte vínculo entre una lesión grave en la cabeza y un riesgo futuro de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Es importante que se proteja la cabeza abrochándose el cinturón de seguridad, usando un casco cuando participe en deportes y modificar su casa para evitar caídas.

¿Signos y síntomas de la leucemia?

¿Signos y síntomas de la leucemia?

¿Signos y síntomas de la leucemia?

La leucemia es una enfermedad de la sangre en que la médula ósea produce glóbulos blancos anormales. Estas células se dividen, reproduciéndose a sí mismas. De esta forma se disminuyen las células sanas. El hecho de que se proliferen las células inmaduras y anormales a la sangre hace considerar la leucemia un tipo de cáncer de sangre.

¿Qué síntomas presenta?

Los síntomas de la leucemia varían según el tipo de leucemia. Los signos y síntomas comunes incluyen los siguientes:

  • Fiebre o escalofríos
  • Fatiga persistente, debilidad
  • Infecciones frecuentes o graves
  • Pérdida de peso sin intentarlo
  • Ganglios linfáticos inflamados, agrandamiento del hígado o del bazo
  • Sangrado y formación de hematomas con facilidad
  • Sangrados nasales recurrentes
  • Pequeñas manchas rojas en la piel (petequia)
  • Hiperhidrosis, sobre todo por la noche
  • Dolor o sensibilidad en los huesos

La leucemia es un tipo de cáncer de sangre, que afecta a todo el organismo.

¿Se puede prevenir?

Actualmente no existe ninguna forma de prevenir la leucemia. En cambio, sí se recomienda llevar una vida saludable sin hábitos tóxicos, que ayudarán en la prevención de otros cánceres y a afrontar mejor el tratamiento que se recomiende.

El tratamiento básico de la leucemia es la quimioterapia, procedimiento mediante el cual se inyectan unos medicamentos destinados a destruir las células cancerosas.

¿Qué especialista lo trata?

El hematólogo es el especialista encargado de las patologías que afectan a la sangre, como es el caso de la Leucemia.

¿Cuándo consultar al médico?

Pide una cita con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Los síntomas de la leucemia suelen ser imprecisos y poco específicos. Es posible que pases por alto los síntomas tempranos de la leucemia porque se parecen a los de la gripe y de otras enfermedades comunes.

Algunas veces, la leucemia se descubre en los análisis de sangre que se piden para otras afecciones.