Sirven para explorar el diente en su totalidad, desde la corona hasta el ápice, incluyendo el tejido óseo que lo rodea.