CANSANCIO MENTAL

cansancio mental

¿ESTRÉS, ANSIEDAD Y DEPRESIÓN?

En definitiva, pensar demasiado las cosas, crear problemas donde no los hay o a hacer siempre caso a lo que nos dice nuestra cabeza, son los principales causantes de este agotamiento psicológico. Otros de los causantes son el sobrepeso, la falta de ejercicio y la mala alimentación.

Síntomas del cansancio mental

  • Dificultad para dormir: Es la pescadilla que se muerde la cola. La falta de sueño puede provocarnos cansancio mental que, a su vez, nos provoca insomnio.
  • Dificultad para mantener la concentración: Conlleva un bajo rendimiento en el trabajo y en el día a día en general.
  • Apatía y decaimiento: Si te notas más antipático y con menos fuerzas de lo normal y no encuentras una razón lógica, posiblemente sea porque padezcas cansancio mental y tengas falta de energía.
  • Dolores de cabeza: Es lógico pensar que el continuo flujo de pensamiento, las 24 horas del día, acaban desembocando en un dolor de cabeza muy molesto.
  • Dolores musculares: La sensación de cansancio mental está íntimamente relacionada con la falta de energía. Se puede notar mayor pesadez en los músculos y, en general, que cuesta mas trabajo hacer movimientos.

¿Cómo lidiar con el agotamiento mental?

La solución más común para acabar con el cansancio mental es controlar los pensamientos y ser conscientes de que la mayoría de los problemas que vemos a nuestro alrededor, no lo son. Asimismo, la actividad física y el movimiento en general son muy importantes para mantenernos distraídos. Leer, ver una película, escuchar música, bailar o hacer ejercicio son actividades lúdicas que nos permiten mantener una buena higiene mental.

Asimismo, la sensación de falta de energía y el agotamiento físico muchas veces está relacionado con este estado mental. Por ello, hay que actuar de forma contraria a lo que nos pide el cuerpo: si lo que nos apetece es estar tumbados sin hacer nada, lo que debemos hacer es cambiar el chip y empezar a movernos. De esta forma, el cansancio mental irá desapareciendo y nuestro cuerpo se irá activando poco a poco. Asimismo, realizar meditación o yoga también ayuda mantener el equilibrio mente y cuerpo y ayudan a eliminar el estrés. Por otro lado, la gestión del tiempo también es muy importante a la hora de combatir esta situación.

¿Cómo describirías tu temperamento?

¿Cómo describirías tu temperamento? 

El temperamento es el carácter, la manera de ser, de reaccionar y como te desenvuelves ante una situación positiva o negativa. También determina nuestra habilidad para adaptarnos a los cambios y a lo nuevo, nuestros estados de ánimo, nuestra tendencia a la actividad o a la pasividad, así como nuestra accesibilidad. El temperamento es determinado en función de las características del sistema nervioso de las personas y está relacionado con la influencia endocrina.

Tipos de temperamento

Se considera cuatro temperamentos fundamentales según la preeminencia de uno u otro humor en el cuerpo de cada persona: sanguíneo, melancólico, colérico y flemático.

1.-Temperamento sanguíneo

El temperamento sanguíneo caracteriza a las personas extrovertidas, receptivas y flexibles a los cambios, que son activas y disfrutan de la vida. Es un temperamento propio de personas con un humor variable y un sistema nervioso rápido y equilibrado.

2.- Temperamento colérico

Las personas con temperamento colérico se caracterizan por ser rápidas, activas, extrovertidas, decididas y dominantes. Quieren que se haga su voluntad, y por eso tienen ideas y opiniones firmes. Pese a todo, suelen ser flexibles a los cambios. Son ambiciosas, y por ello se fijan metas altas, de allí que sean voluntariosas, autosuficientes e independientes. Su sistema nervioso es fuerte, rápido y desequilibrado.

3.-Temperamento flemático

Las personas de carácter flemático son tranquilas, lentas, introvertidas, serias y analíticas. Difícilmente pierden la compostura. Sin embargo, son poco dadas a los cambios. Prefieren la reflexión que la emoción. De allí que sean agradables en el trato. Se caracterizan por tener un sistema nervioso lento y equilibrado.

4.- Temperamento melancólico

El temperamento melancólico caracteriza a las personas tristes, soñadoras, analíticas e introvertidas, con una gran sensibilidad y un enorme afán de perfección. Son poco flexibles a los cambios, pero muy fiables, ya que nunca abandonan lo que han comenzado. Es el temperamento artístico por excelencia, pero también muy propenso a las depresiones y al pesimismo. Poseen un sistema nervioso débil.

Cuando necesites ayuda, nuestros especialistas de psicología del Centro Médico Daniel Alcides Carrión están a tu servicio.