¿QUÉ ES LA NEUMONÍA?

La neumonía es una infección que inflama los alveolos de uno o ambos pulmones. Estos se pueden llenar de líquido (material purulento), lo que provoca tos con flema, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Diversos microrganismos, como bacterias, virus y
hongos, pueden provocar neumonía.

La neumonía puede variar en gravedad desde suave a potencialmente mortal. Es más grave en bebés y niños pequeños, personas mayores a 65 años, y personas con problemas de salud o sistemas inmunitarios debilitados.

Síntomas

Los signos y síntomas de la neumonía varían de moderados a graves y dependen de varios factores, como el tipo de germen que causó la infección, tu edad y tu salud en general. Los signos y síntomas moderados suelen ser similares
a los de un resfrío o una gripe, pero duran más tiempo. Los signos y síntomas de la neumonía pueden incluir lo siguiente:

  • Desorientación o cambios de percepción mental (en adultos de 65 años o más)
  • Tos que puede producir flema Fatiga
  • Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor
  • Temperatura corporal más baja de lo normal (en adultos mayores de 65 años y personas con un sistema inmunitario débil)
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Dificultad para respirar.

Prevención

Para contribuir a prevenir la neumonía:

  • Vacúnate: Existen vacunas para prevenir algunos tipos de neumonía y la gripe. Habla con el médico sobre estas y otras vacunas. Las pautas de vacunación han cambiado con el tiempo; por lo tanto, asegúrate de revisar el estado de tus vacunas con tu médico incluso si recuerdas haberte vacunado anteriormente contra la neumonía.
  • Asegúrate de que los niños se vacunen: Los médicos recomiendan una vacuna para la neumonía diferente para niños menores de 2 años y para niños de 2 a 5 años que son particularmente propensos a contraer la enfermedad neumocócica. Los niños que concurren a una guardería grupal también deben recibir la vacuna. Los médicos además recomiendan la vacuna contra la influenza para niños menores de 6 meses.
  • Practica una buena higiene: Para protegerte de las infecciones respiratorias que a menudo derivan en neumonía, lávate las manos regularmente o usa un desinfectante para las manos a base de alcohol.
  • No fumes: El tabaquismo daña las defensas naturales que protegen a tus pulmones de las infecciones respiratorias.

Mantén fuerte tu sistema inmunitario. Duerme lo suficiente, ejercítate regularmente y lleva una dieta saludable.

¿Cuándo consultar a un médico?

Consulta con tu médico si tienes dificultad para respirar, dolor en el pecho, fiebre o tos persistente.

Es muy importante que las personas que pertenecen a los siguientes grupos de riesgo consulten al médico:

  • Adultos mayores de 65 años
  • Niños menores de 2 años con signos y síntomas
  • Personas con alguna afección de salud no diagnosticada o con el sistema inmunitario debilitado
  • Personas que reciben quimioterapia o toman medicamentos que inhiben el sistema inmunitario

Para algunos adultos mayores y personas con insuficiencia cardíaca o problemas pulmonares crónicos, la neumonía puede convertirse rápidamente en una afección potencialmente mortal.

neumonía