CÓMO ALIVIAR LOS RESFRIADOS DE NUESTROS HIJOS

El otoño está a la vuelta de la esquina y, con él, los resfriados. La disminución de la temperatura, una mayor humedad en el ambiente y los cambios térmicos repentinos conforman lo que favorece la transmisión de infecciones respiratorias.

El resfrio se cura solo ya que no existe tratamiento ni medicamentos que prevengan, curen o acorten su duración, normalmente entre siete y diez días. Lo que sí se puede hacer es seguir algunos consejos para aliviar en algo los síntomas y que los pequeños se sientan más cómodos y más ahora por el problema social que atraviesa el país.

Durante estos procesos es posible que el niño se encuentre más cansado y con menos apetito. Por eso, como norma general para todas las edades, es conveniente que disminuya su actividad y no forzarle a comer, ofreciéndole mejor los alimentos que más le apetezcan.

entonces los especialistas en pediatría recomiendan lo siguiente: 

Si hay congestión nasal: los lavados de la nariz con suero fisiológico le ayudarán a respirar mejor. Se puede repetir siempre que sea necesario: al acostarse, al levantarse, antes de comer o de tomar el pecho.

Hidratación: Ofrézcale líquidos que sean adecuados para su edad (agua, caldos, zumos…)., si el bebé aún toma leche materna sería bueno aumentarle la dosis durante el periodo de resfrío y de esa manera mantenerlo hidratado.

Preguntar a los profesionales de la salud: Siempre consulta con los farmacéuticos la receta del especialista (pediatra), ante cualquier duda sobre el uso de medicamentos para la tos o el catarro en niños mayores de 2 años.

Si el ambiente en casa es muy seco, se puede utilizar un humidificador durante un corto periodo de tiempo. Humedecer el aire ayuda a que el moco no sea espeso y contribuye a lubricar la vía área. Sin embargo, puede ser perjudicial para algunos niños que tengan bronquitis o asma.

Medicamentos: Los medicamentos que se usan para tratar el catarro intentan aliviar, en lo posible, los síntomas: como la fiebre, la mucosidad, la congestión nasal y la tos. Pero no curan estos procesos ni acortan su duración, y siempre tienen que ser medicados por un especialista (pediatra) ya que auto medicar a los bebés menores de 4 años puede ser en algunos casos hasta mortal.

Consejo del especialista: No administrar medicamentos como: Antibióticos, Diclofenaco, Ibuprofeno, Antitusigenos, Broncodilatadores ORALES, Mezclas de: antihistamínicos, antitúsigenos, expectorantes y otros en menores de 2 años.