CÓMO ALIVIAR LOS RESFRIADOS DE NUESTROS HIJOS

El otoño está a la vuelta de la esquina y, con él, los resfriados. La disminución de la temperatura, una mayor humedad en el ambiente y los cambios térmicos repentinos conforman lo que favorece la transmisión de infecciones respiratorias.

El resfrio se cura solo ya que no existe tratamiento ni medicamentos que prevengan, curen o acorten su duración, normalmente entre siete y diez días. Lo que sí se puede hacer es seguir algunos consejos para aliviar en algo los síntomas y que los pequeños se sientan más cómodos y más ahora por el problema social que atraviesa el país.

Durante estos procesos es posible que el niño se encuentre más cansado y con menos apetito. Por eso, como norma general para todas las edades, es conveniente que disminuya su actividad y no forzarle a comer, ofreciéndole mejor los alimentos que más le apetezcan.

entonces los especialistas en pediatría recomiendan lo siguiente: 

Si hay congestión nasal: los lavados de la nariz con suero fisiológico le ayudarán a respirar mejor. Se puede repetir siempre que sea necesario: al acostarse, al levantarse, antes de comer o de tomar el pecho.

Hidratación: Ofrézcale líquidos que sean adecuados para su edad (agua, caldos, zumos…)., si el bebé aún toma leche materna sería bueno aumentarle la dosis durante el periodo de resfrío y de esa manera mantenerlo hidratado.

Preguntar a los profesionales de la salud: Siempre consulta con los farmacéuticos la receta del especialista (pediatra), ante cualquier duda sobre el uso de medicamentos para la tos o el catarro en niños mayores de 2 años.

Si el ambiente en casa es muy seco, se puede utilizar un humidificador durante un corto periodo de tiempo. Humedecer el aire ayuda a que el moco no sea espeso y contribuye a lubricar la vía área. Sin embargo, puede ser perjudicial para algunos niños que tengan bronquitis o asma.

Medicamentos: Los medicamentos que se usan para tratar el catarro intentan aliviar, en lo posible, los síntomas: como la fiebre, la mucosidad, la congestión nasal y la tos. Pero no curan estos procesos ni acortan su duración, y siempre tienen que ser medicados por un especialista (pediatra) ya que auto medicar a los bebés menores de 4 años puede ser en algunos casos hasta mortal.

Consejo del especialista: No administrar medicamentos como: Antibióticos, Diclofenaco, Ibuprofeno, Antitusigenos, Broncodilatadores ORALES, Mezclas de: antihistamínicos, antitúsigenos, expectorantes y otros en menores de 2 años.

Guía para la alimentación de tu bebé

alimentación

¿ALIMENTOS SÓLIDOS PARA TU BEBÉ?

Los alimentos sólidos son una nueva etapa para tu bebé. Pasa entre los 4 y 6 meses de edad. ¡Cada bebé marca la pauta!. Habitualmente se empieza con el puré de verduras y pollo (sin sal ni grasas, excepto un poco de aceite de oliva) en la comida y la fruta.

Tips para iniciar:

  • Los primeros días inicia con probadita.
  • Comienza con verduras simples y luego con frutas.
  • Inicia con un alimento a la vez x 3 días.
  • No es necesario añadir sal, azúcar o miel.

Orden de introducción de alimentos

verduras
4 a 6 meses
VERDURAS
frutas
5 a 7 meses
FRUTAS
6 a 8 meses
CEREALES
7mo mes
ORIGEN ANIMAL

Paciencia, hay niños que tardan más tiempo en hacerse a ciertos alimentos. Lo importante es mantener equilibrada la alimentación para evitar el riesgo de padecer obesidad infantil.

pediatria

¿Tu hijo es intolerante a la lactosa?

LECHE

¿TU HIJO ES INTOLERANTE A LA LACTOSA?

La intolerancia a la lactosa en los niños es la incapacidad para digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos.

¿Cuáles son algunos de los síntomas principales de la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa dependen de la cantidad de lactosa que se consuma. Cuanta más lactosa consuma su hijo, más síntomas experimentará. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden ocurrir desde minutos a horas después de haber tomado leche o ingerido productos lácteos y pueden variar desde leves a graves en función de la cantidad consumida y la
cantidad tolerada.

Algunos de los síntomas a los que debe estar atento son los siguientes:

  • Náuseas
  • Dolor abdominal, calambres e hinchazón
  • Materia fecal blanda y gases
  • Diarrea acuosa con gases

¿Qué se debe hacer cuando se detecta intolerancia a la lactosa en niños?

Cuando un niño presenta síntomas de intolerancia a la lactosa, se deben retirar de la dieta por unas dos semanas todos los productos lácteos. Esta medida puede ayudar a resolver el problema. Pasado ese tiempo, se puede reintroducir la leche en la dieta en pequeñas cantidades. Cada día, los padres pueden darle al niño mayores cantidades de leche, prestando mucha atención al retorno de los
síntomas.

Es muy importante mantener el resto de los elementos de la dieta constante y simple durante este periodo, ya que hay otros alimentos que podrían causar síntomas semejantes. Si los síntomas del niño mejoran durante la dieta sin lácteos y vuelven dentro de 4 horas de haber tomado leche, se considera el diagnóstico de intolerancia a la lactosa.

¿La intolerancia a la lactosa es lo mismo que la alergia a la leche?

No. Muchos padres confunden los términos intolerancia a la lactosa y alergia a la leche. Si bien es posible que sus síntomas sean similares, se trata de dos afecciones totalmente diferentes. La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo, mientras que la alergia a la leche involucra al sistema inmunitario. Por lo tanto, si bien la intolerancia a la lactosa puede generar muchas molestias,
no provoca ninguna reacción que pueda poner en peligro la vida, como la anafilaxia.

Las alergias a la leche tienden a desaparecer durante el primer año de vida, cuando el sistema digestivo del bebé todavía está bastante inmaduro. La intolerancia a la lactosa puede comenzar en la niñez o la adolescencia y volverse más notoria en la adultez.