LAS GRAVES CONSECUENCIAS DE UNA GRIPE MAL CURADA

las graves consecuencias de una gripe mal curada

Una gripe mal curada puede complicarse y generar problemas de salud serios.

La gripe es una de las enfermedades más comunes, un adulto puede llegar a tener en promedio de tres a cuatro ataques de gripe en el año y en los niños entre seis a ocho al año, puede traer serios problemas a la salud como Sinusitis y Otitis media. Es importante saber tratar muy bien una gripe para evitar complicaciones, visitar al médico y solicitar sus consejos es de vital importancia.

SÍNTOMAS DE LA GRIPE:

Fiebre alta , dolor de cabeza, dolores musculares, malestar general, tos seca, cansancio,  estornudos, escalofríos, sudoración, dolor de garganta, secreciones de la nariz, falta de  apetito, mareos, vómitos, cara enrojecida y otras.

Aunque la gripe es una enfermedad que suele curarse por ella misma, puede presentar complicaciones (bronquitis, neumonía, encefalitis, etc.) y causar muchas muertes durante sus episodios especialmente entre la gente mayor y otras personas con problemas de salud quienes se pueden ver más afectados.

Existen además de las vacunas una serie de medicamentos antivirales que pueden suministrarse y que se consideran interesantes, en caso de que las personas de riesgo no pueden vacunarse o no lo hayan hecho. Deben aplicarse al principio de la infección siempre que el médico lo considere interesante. Tenga en cuenta esto para evitar consecuencias de una gripe mal tratada.

¿COMO CURAR LA GRIPE?

Ante estos síntomas lo primero que habría que hacer es acudir al médico especialista (otorrino, neumólogo y medicina interna), ahí nos recetarán un analgésico más un descongestivo para “desatascar” la nariz. Pero para aquellos que se muestran más resistentes a los medicamentos o que simplemente ven cómo empiezan los síntomas de un resfriado común y clásico malestar, se preguntan ¿que tomar para la gripe? es recomendable tratar los síntomas con remedios caseros naturales, hay diferentes alimentos que pueden ayudar a en el proceso.

UN REMEDIO PARA LA GRIPE INDISPENSABLE ES LA VITAMINA C

Las dosis altas de vitamina C pueden reducir ligeramente la duración de la gripe, ya que ayuda al sistema inmunológico.

Los alimentos con alto contenido de este tipo de vitamina son: la naranja, los limones, mandarina o camu camu; las verduras de hojas verdes oscuras como las coles.

Se puede hacer un té de limón con miel que ayuda a descongestionar la nariz, la garganta y mejora la respiración.

Ingredientes:

•Jugo de 1 limón

•2 cucharadas de miel

•1 taza de agua hirviendo

Se mezcla la miel con el agua hirviendo hasta que se tenga una mezcla homogénea y se añade el jugo de limón.

OTROS ALIMENTOS

El ajo, la mostaza o la pimienta son beneficiosos para descongestionar la nariz, reducir la fiebre y los dolores en el cuerpo.

El caldo de pollo contiene vitamina A, C y E, las cuales ayudan a aumentar la resistencia del sistema inmune, además aporta sodio que ayuda a la regulación de la temperatura corporal, siendo útil en casos de fiebre.

La cebolla alivia la congestión pulmonar, calma la tos y desinfecta las mucosas. Las legumbres son alimentos ricos en antioxidantes que actúan como antigripales naturales y ayudan a reducir las toxinas que provoca la infección, a fortalecer el sistema inmune y a acortar la duración de la gripe o el resfriado.

Según la OMS  La mejor manera de evitar la gripe es ponerse la vacuna antigripal todos los años. Los virus de la gripe evolucionan constantemente, por lo que se ha recomendado dos veces al año para que se actualicen las composiciones de las vacunas.

ENFERMEDADES VIRALES QUE PUEDEN ATACAR NUESTRO CUERPO

enfermedades virales
imagen 1

Los virus son gérmenes muy pequeños, muchos de ellos causan enfermedades como el resfrío común, la gripe y hepatitis o pueden causar enfermedades graves como el SIDA, sarampión, el ébola y el Covid-19, esta última producida por el nuevo coronavirus que viene generando muchas muertes en la actualidad.

¿Cómo afectan a nuestro cuerpo?

Una vez ingresan a nuestro organismo invaden las células vivas y las usan para poder multiplicarse. Algunas pueden matar, dañar o mutar las células que atacan en los distintos órganos del cuerpo. Los virus respiratorios se transmiten típicamente de una persona a otra mediante las secreciones respiratorias eliminadas en forma de gotas.

¡Recuerda!, los antibióticos diseñados para las bacterias no tienen ningún efecto sobre los virus, es por ello que se requiere del diagnóstico de un profesional, quien prescribirá el tratamiento y definirá si se trata de un cuadro viral o bacteriano, ya que muchas de estas enfermedades se presentan con síntomas similares.

Algunos posibles síntomas de las diversas enfermedades virales son:

imagen 2
  • Dificultad para respirar
  • Tos persistente
  • Sensación de aceleración de latidos
  • Fiebre alta
  • Visión borrosa
  • Vómitos constantes
  • Dolor de cabeza intenso o inusual

¡Busca atención médica si sufres alguno de estos síntomas!

¿Cuál es la mejor forma de mantenerse sano? 

  • Lavarse las manos: lavarse las manos es la forma más sencilla y eficaz de protegerte de los gérmenes y de la mayoría de las infecciones. Lávate bien las manos antes de manipular alimentos o comerlos, y después de toser, estornudar, cambiar un pañal e ir al baño. 
  • Vacunas. Proporcionan buena protección contra determinadas enfermedades. A medida que los investigadores obtienen más información acerca de las causas de las enfermedades, la lista de enfermedades que se pueden prevenir con una vacuna sigue creciendo. 
  • Medicamentos. Algunos medicamentos ofrecen protección a corto plazo contra ciertos gérmenes. 

CÓMO ALIVIAR LOS RESFRIADOS DE NUESTROS HIJOS

El otoño está a la vuelta de la esquina y, con él, los resfriados. La disminución de la temperatura, una mayor humedad en el ambiente y los cambios térmicos repentinos conforman lo que favorece la transmisión de infecciones respiratorias.

El resfrio se cura solo ya que no existe tratamiento ni medicamentos que prevengan, curen o acorten su duración, normalmente entre siete y diez días. Lo que sí se puede hacer es seguir algunos consejos para aliviar en algo los síntomas y que los pequeños se sientan más cómodos y más ahora por el problema social que atraviesa el país.

Durante estos procesos es posible que el niño se encuentre más cansado y con menos apetito. Por eso, como norma general para todas las edades, es conveniente que disminuya su actividad y no forzarle a comer, ofreciéndole mejor los alimentos que más le apetezcan.

entonces los especialistas en pediatría recomiendan lo siguiente: 

Si hay congestión nasal: los lavados de la nariz con suero fisiológico le ayudarán a respirar mejor. Se puede repetir siempre que sea necesario: al acostarse, al levantarse, antes de comer o de tomar el pecho.

Hidratación: Ofrézcale líquidos que sean adecuados para su edad (agua, caldos, zumos…)., si el bebé aún toma leche materna sería bueno aumentarle la dosis durante el periodo de resfrío y de esa manera mantenerlo hidratado.

Preguntar a los profesionales de la salud: Siempre consulta con los farmacéuticos la receta del especialista (pediatra), ante cualquier duda sobre el uso de medicamentos para la tos o el catarro en niños mayores de 2 años.

Si el ambiente en casa es muy seco, se puede utilizar un humidificador durante un corto periodo de tiempo. Humedecer el aire ayuda a que el moco no sea espeso y contribuye a lubricar la vía área. Sin embargo, puede ser perjudicial para algunos niños que tengan bronquitis o asma.

Medicamentos: Los medicamentos que se usan para tratar el catarro intentan aliviar, en lo posible, los síntomas: como la fiebre, la mucosidad, la congestión nasal y la tos. Pero no curan estos procesos ni acortan su duración, y siempre tienen que ser medicados por un especialista (pediatra) ya que auto medicar a los bebés menores de 4 años puede ser en algunos casos hasta mortal.

Consejo del especialista: No administrar medicamentos como: Antibióticos, Diclofenaco, Ibuprofeno, Antitusigenos, Broncodilatadores ORALES, Mezclas de: antihistamínicos, antitúsigenos, expectorantes y otros en menores de 2 años.